Glosario

En este glosario se incluyen las definiciones de los términos que cumplen la condición de ser empleados por F. Cordón con un significado concreto que difiere del habitual. El lector que lo consulte advertirá que, con frecuencia, la definición de un término conduce a la de otro. El objetivo del glosario es apoyar una interpretación exacta de los textos del autor.

Seleccione una letra: A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

R

Reacción fundamental del basibión. (Véase Reacción fundamental del protoplasma)

Reacción fundamental del protoplasma. En sentido estricto es el acto a la vez alimentario y nutricional del individuo protoplásmico (por tratarse del primer nivel de ser vivo, puede decirse que la alimentación y la nutrición no son sino las dos caras de un mismo acto). Tal acto es el terminal de la acción, enzimática, que continuamente ejerce el individuo protoplásmico sobre su medio (en virtud de la cual lo mantiene organizado en rutas metabólicas), paso metabólico final que consiste en la incorporación al soma protoplásmico (en concreto al organélulo de reserva energética) de los aminoácidos en que culminan las rutas de síntesis endergónica.

Por una parte, esta incorporación (guiada, por acción y experiencia protoplásmicas, hacia el conveniente lugar del soma) sustrae a los aminoácidos del medio protoplásmico y, por ello, constituye uno de los límites de esta acción y experiencia (el otro límite, el inicial, lo constituye la incorporación, desde el ambiente trófico al medio, de la molécula endergónica ambiental a cuya explotación, como fuente energético material exterior, esté adaptado el individuo protoplásmico de que se trate). Tal es la alimentación del individuo protoplásmico.

Por otra parte, la incorporación no sólo significa el aumento de la reserva energética del soma aplicable a la acción somática (que el individuo protoplásmico ha de ejercer continuamente con consumo de energía), sino muy especialmente la incorporación del aminoácido a una molécula proteica del soma protoplásmico de modo tal que contribuya, en interacción con las demás, al mantenimiento del organismo protoplásmico (sede de su unidad y de su experiencia ) que coordina la actividad periférica enzimática (la acción somática) de la que, en último término, resulta la reacción fundamental que glosamos. Tal es la nutrición del individuo protoplásmico.

Por último, señalemos que la reacción fundamental puede producirse en sentido inverso, esto es consistir en la liberación al agua que baña el individuo protoplásmico de aminoácidos contenidos en el organélulo de reserva energética para cebar el medio protoplásmico (cuando escasee la molécula trófica ambiental), y así, impedir que se detenga el metabolismo (la acción del individuo protoplásmico sobre su medio) y, en consecuencia, que se aniquile el organismo, que muera el individuo protoplásmico (que cese la experiencia con la que su organismo se confunde). (Por otra parte, el desprendimiento de aminoácidos restablece, a expensas de la masa de ellos, la altura energética del conjunto necesaria para que, sobre la acción, se mantenga el organismo). En fin, este ejercicio inverso de la reacción fundamental del protoplasma: (1) es (como el directo) un acto límite de la acción y experiencia celular, ya que consiste en liberar una porción del soma, en cuanto tal fuera del alcance de la acción somática, bajo la presión del estado general del medio (acto límite, por lo demás, homólogo como el directo de la acción y experiencia iniciales, 'en la filogénesis y en la ontogénesis, de todo individuo protoplásmico); y (2) por tratarse de un acto, ciertamente límite, pero conducido por la acción y experiencia protoplásmicas (y no resultado de una mera reacción entre moléculas), la reacción fundamental del protoplasma no se verifica en un sentido, necesariamente, en el mismo lugar del organélulo de reserva energética que se produce en el otro, sino que una y otra lo hacen en aquel lugar del soma protoplásmico que en el momento convenga al individuo protoplásmico intercalado entre sus reacciones metabólicas y desplazando (mediante su acción y experiencia) a cada una de estas reacciones de su estado de equilibrio, mediante la actividad enzimática que caracteriza su modo de acción (de hecho, la reacción fundamental del protoplasma en sus dos sentidos constituye los actos inicial y final de la actividad enzimática conjunta que define a todo individuo protoplásmico, a los que en el origen, filogénico y ontogénico, se reduce toda esta actividad).

Ruta metabólica elemental. (Véase Elemental, transformación metabólica).