Glosario

En este glosario se incluyen las definiciones de los términos que cumplen la condición de ser empleados por F. Cordón con un significado concreto que difiere del habitual. El lector que lo consulte advertirá que, con frecuencia, la definición de un término conduce a la de otro. El objetivo del glosario es apoyar una interpretación exacta de los textos del autor.

Seleccione una letra: A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

A

Acción. Es la capacidad inseparable de la experiencia definidora de los agentes (los individuos genuinos, entre ellos los seres vivos) que les permite mantener su organismo (el campo físico substrato de su individualidad) modificando el medio, mediante la actividad del soma, y percibiendo los efectos de su acción (experiencia) para corregir la siguiente acción, a fin de obtener continuamente la energía que permita al individuo seguir realizándose en acción.

«Acción». Designamos como «acción» a cada acto sucesivo de la actividad conjunta producida, ante un «alimento» que la exija, por la cooperación de los individuos de una mera asociación biológica. La «acción» prefigura, pues, la acción genuina que realizará el ser vivo que haya de resultar del proceso filogénico y/o ontogénico de esta asociación (en parte esencial consistente en el afinamiento de esta «acción») cuando esta culmine en la producción de organismo.

Acción basibiónica. (Véase Acción protoplásmica.)

Acción celular. (Véase Pulsación celular y Elemental, transformación metabólica.)

Acción protoplásmica. Es la propia de los individuos protoplásmicos y que les permite mantener su organismo (el campo físico substrato de su individualidad) aplicando su actividad somática (actividad enzimática) a desplazar con transformación moléculas endergónicas, cuyo conjunto constituye el medio protoplásmico (conjunto de rutas metabólicas de síntesis endergónica y de demolición exergónica mediante cuya coordinación constante, guiada por experiencia, el individuo protoplásmico se incorpora alimento).

Alimentación. Proceso fundamental de los seres vivos gracias al cual se mantienen como tales, como focos permanentes de acción y experiencia, aprovechando la energía (química) almacenada en su alimento. La alimentación de todo ser vivo consiste: en la incorporación de su alimento peculiar, en la transformación de éste en alimento propio de los seres vivos de nivel inmediato inferior, y en la distribución entre ellos de esta segunda forma de alimento. De este modo, el alimento de toda célula se transforma en alimento protoplásmico y el alimento de todo animal sucesivamente en alimento celular y protoplásmico; el alimento protoplásmico finalmente se incorpora a la zona (Organélulo) de reserva energética del protoplasma desde donde (en un proceso escalonado en sentido contrario nutrición ) se aplica a las acciones del protoplasma, parte de las cuales están coordinadas en la realización de acciones celulares, del mismo modo que, en el animal, una parte de las acciones de sus células somáticas están coordinadas en la acción animal. Señalamos, por último, que el alimento, en cuanto objetivo primero y esencial de la acción y experiencia de todo ser vivo (protoplásmico, celular o animal), es el núcleo inicial y permanente de su medio (el alimento propio de un ser vivo evolutivamente ha de preceder a éste).

Alimento. Así se denota convencionalmente lo que será alimento del ser vivo que se adaptó a él desde otro trofismo (su alimento precede necesariamente al ser vivo).

Ambiente. La realidad en torno a un ser vivo, estructurada en los niveles establecidos por la evolución cósmica (inorgánicos) e incluso biológica (en los seres vivos que viven en homeostasis evolutiva bajo los de nivel superior), no sometida a la acción y experiencia de tal ser vivo. Es todo el antecedente o fundamento evolutivo del ser vivo en cuestión. Compárese con medio.

Animal. Ser vivo del tercero y último nivel de integración cuyos origen, naturaleza (acción y experiencia, medio y alimento, organismo y soma) y evolución son el objeto de los volúmenes III y IV de esta obra.

Asociación biológica. Es todo conjunto de seres vivos del mismo nivel que reúna estas tres características: (1) que estos seres vivos estén relacionados entre sí por una cooperación tan íntima que exija una diferenciación funcional y una disposición recíprocas muy determinadas y que impida la vida independiente (fuera de la asociación; (2) que todos los seres vivos constituyentes de cada asociación desciendan de corto número de antepasados (a veces uno solo) iniciadores de la asociación y procedentes de una (o dos) asociaciones análogas y que éstos seres germinales de la asociación hayan dado origen a ella en virtud de un proceso de multiplicación y de diferenciación de la descendencia que reproduzca tan estrictamente el de la asociación (o asociaciones) parental que pueda operar la selección natural; y (3) que tal proceso de desarrollo no culmine, sin embargo, en la constitución de un organismo contrapuesto a ella (ya que, en este caso, la asociación biológica pasaría a ser un genuino ser vivo de nivel superior al de los que la constituyen).

Autotrofismo. Véase Heterotrofismo y autotrofismo.